Fototerapia

El adelgazamiento del cabello y la pérdida de cabello afectan a hombres, mujeres y niños. Puede afectar a todo el cuerpo o solo a una región localizada como el cuero cabelludo. Puede ser causada por varios factores, pero comúnmente es el resultado de factores genéticos, condiciones médicas o cambios hormonales. En la actualidad, existen diversos tratamientos para prevenir la caída del cabello, entre ellos podemos encontrar: La Fototerapia.

¿Qué es la Fototerapia?

La terapia láser de baja potencia es el término general que se aplica a cualquier tipo de tratamiento de fototerapia o láser que no produce el corte de la piel. Este tratamiento se denomina láser de baja potencia, láser terapéutico o terapia de láser terapéutico. Este tratamiento permite mejorar la salud del cabello existente y estimula el crecimiento de cabello nuevo.

Los principios del tratamiento con láser para la pérdida de cabello son los mismos que para la mayoría de los métodos de disminución del dolor, las heridas y la cicatrización del tejido. La estimulación de la sangre al cuero cabelludo mediante la longitud de onda de luz apropiada de la terapia láser de restauración capilar permite mejorar la actividad celular y lograr que mayor cantidad de nutrientes lleguen hasta los folículos pilosos y mejoren el crecimiento del cabello. Debido a las propiedades reconstructivas adicionales de la piel, la terapia láser de baja potencia se puede emplear para ayudar a cicatrizar el cuero cabelludo después de una cirugía de trasplante capilar.

¿Cómo actúa la Fototerapia?

fototerapia capilar ¿como actua?

En la fototerapia con láseres de baja potencia o laserterapia se estimula la actividad celular consiguiendo así que una gran cantidad de nutrientes lleguen hasta los folículos pilosos. De esta forma se mejora el crecimiento del pelo. Además, la fototerapia puede aplicarse también para agilizar la cicatrización en el cuero cabelludo tras una cirugía de trasplante capilar. La fototerapia láser para evitar la caída del cabello actúa gracias a un doble efecto para fortalecer el pelo y ayudar a su crecimiento:

  • Vasodilatación de los vasos sanguíneos: Así se logra que la sangre fluya mejor y que aumente la oxigenación de los bulbos capilares. De forma que se consigue eliminar posibles obstrucciones de los folículos, así como dar brillo, elasticidad y volumen al pelo. Esto también contribuye a activar la regeneración de las células de los folículos pilosos, restando sequedad y grasa al cuero cabelludo.
  • Incrementa la energía de las células foliculares: Con esta terapia se favorece la absorción de nutrientes que el cabello necesita para crecer sano y con fuerza.

Con estos fundamentos del tratamiento se fomenta en definitiva el crecimiento y fortalecimiento del cabello. Es un perfecto complemento a cualquier tratamiento contra la caída del cabello, reactivando las células capilares. Un tratamiento continuado permitirá obtener un cabello más fuerte y resistente, aumentando la densidad del pelo tanto en hombres como en mujeres con pérdida de pelo.

Beneficios de la Fototerapia

  • Minimiza la pérdida de pelo en un porcentaje muy alto (87%).
  • Ayuda a que crezca nuevo cabello más grueso y fuerte (pues el 90 % de los pacientes notan esto).
  • Incrementa el volumen del cabello que nace.
  • Es un tratamiento fácil y rápido de realizar.
  • No tiene efectos secundarios al no ser invasivo.
  • Es una técnica muy efectiva y probada.
  • Incrementa la circulación sanguínea en la zona del cuero cabelludo tras un único tratamiento.
  • Aumenta la densidad de la masa capilar bastante.
  • Es utilizado por personas de ambos sexo y da la posibilidad de combatir la alopecia en mujeres, cuyo tratamiento es más difícil que en hombres.
  • Supone una magnífica técnica complementaria al implante capilar convencional y se puede utilizar después de realizar implantes quirúrgicos para mejorar su resultado final.

¿Tiene Riesgos?

La fototerapia, es un procedimiento bastante seguro y totalmente indoloro. No conlleva riesgos, pero en alguno casos se pueden producir:

  • Puede secar la piel.
  • Producir picor.
  • Irritar el cuero cabelludo.

No obstante, existen casos en los que no se aconseja el uso de láseres de baja potencia. Esos casos son:

  • Cuando la persona tenga antecedentes de enfermedades fotosensibles, como lupus eritematoso.
  • Personas que estén tomando alguna medicación fotosensible.
  • Las personas intolerantes al sol o con lesiones a causa del mismo.
  • Personas con cirugías amplias en el cuero cabelludo, como pueden ser las derivadas de un accidente.
  • Aquellas personas con alopecia completas.

¿Qué Resultados Esperar?

fototerapia antes y después

El láser capilar da unos resultados muy buenos en el 90% de los casos tratados, pues evita la caída del cabello. Los resultados suelen verse pasadas unos semanas de su aplicación y se muestran en forma de cabello más grueso y brillante. Durante el tratamiento es normal que se caiga cabello, pues es una señal de que el tratamiento está haciendo el efecto deseado y que los cabellos en las fases de transición y expulsión están siendo estimulados bien y reemplazados por otros. De ahí, que un aumento de la caída del pelo durante las primeras semanas de utilización del láser capilar suponga que el procedimiento funciona bien.

Cuando hayan pasado unas cinco semanas el cabello estará más fuerte y brillante y el paciente notará que se le cae menos y le pica menos el cuero cabelludo al tiempo que notará que el pelo le empieza a crecer. Alrededor de la décima semana, casi todos los pacientes notan un incremento en la densidad del pelo. Es entonces cuando se notan más los beneficios del láser capilar: menos caída y ritmo de crecimiento más rápido, pelo más fuerte y sano con más brillo.

Una vez iniciado el tratamiento con láser capilar no se deberá interrumpir, pues, si se para, el cabello seguirá cayendo y se acentuarán los signos de alopecia en menos de un año.